domingo, 23 de diciembre de 2012

FELICITACION A TODOS LOS BLOGUEROS

AQUI OS PONGO MI POSTAL NAVIDEÑA PARA TODOS MIS SEGUIDORES QUE AUNQUE NO ESCRIBA MUY AMENUDO.... SIEMPRE ESTAIS AHI PARA APOYARME UN SALUDO!!


sábado, 22 de diciembre de 2012

TIRAMISÚ

HISTORIA DEL POSTRE TIRAMISÚ
No se sabe a ciencia cierta cual es el origen de este postre.

Buscando un poco por la red me he topado con todo tipo de opiniones al respecto más o menos fundamentadas.

Parece ser que exiten dos grandes líneas de opinión, una que sitúa su nacimiento a finales del s. XVII y otra que dice que tan solo han pasado unas pocas décadas desde su aparición en los burdeles de la zona de Venetto.

Versión Siglo XVII
Hace mucho tiempo que el tiramisú encabeza la clasificación de los dulces más amados. En Italia en un sondeo realizado recientemente, lo ha confirmado como postre de cuchara predilecto de los más golosos. Pero su éxito no conoce fronteras: se encuentra, como invitado de honor, en la carta de muchísimos restaurantes en cualquier rincón del mundo. No tiene fronteras, ni tan siquiera virtuales, ya que son muy numerosas las páginas web dedicadas a este dulce, por sus incondicionales. No obstante, el origen del tiramisú es sin duda alguna italiano.
La Toscana y el Venetto, ambas regiones italianas, reclaman la paternidad de esta inimitable delicia. Establecer quién tiene la razón se hace complicado cuando la historia raya la leyenda y el gran tiempo transcurrido limita toda posibilidad de una comprobación objetiva. De todos modos, la versión más acreditada de la historia del tiramisú coloca su nacimiento hacia finales del siglo XVII.
Se cuenta, que el dulce vio la luz en Siena; la ocasión fue una visita del entonces Gran Duque de Toscana, Cosimo III de Medici. Vanidoso, despilfarrador y amante del lujo, el histórico personaje era, también bastante goloso y apreció la nueva especialidad que, en su honor, fue bautizada "sopa del duque". A su partida, la noble receta lo siguió a la corte de Florencia, que en aquel entonces era un crisol de intelectuales y artistas procedentes de toda Italia y Europa entera.

Fue así que la "sopa del duque" se hizo famosa, hasta pasar las fronteras del gran ducado para llegar a Treviso y después a Venecia. En donde, sigue la leyenda, se convirtió en el dulce favorito de los cortesanos, dado que le atribuían propiedades excitantes y afrodisíacas. Hasta el punto que se difundió la costumbre de consumir abundantes porciones antes de cada encuentro amoroso. Esta es la razón por la cual la "zuppa del duca" cambió nombre y tomó aquel más alusivo de "tiramisú" (en italiano literalmente "tirame-arriba"). Y aquí termina la historia.

Sobre las presuntas virtudes afrodisíacas del tiramisú habría que discutir. En efecto, la presencia del café y del cacao (aunque en mínimas cantidades) podría conferir al dulce un poder blandamente excitante. En cambio es indiscutible su valor energético y su alto contenido en proteínas y azúcares unido a su sabor lo convierte en un postre muy gustoso. Su variante heladera, de reciente introducción, se ha convertido ya en todo un clásico, apreciado tanto en verano como en invierno, gracias a la creatividad de los heladeros, que hemos sabido reproducir fielmente el sabor y el aroma de la receta original, dotándole de una suavidad y cremosidad, unido a su frescura hasta entonces desconocida.

Sobre el tiramisú, tendremos que puntualizar, que lo mismo sobre su versión heladera, que sobre la pastelera hay mucho tiramisú hecho con un preparado en polvo, en pasta o concentrado, que su sabor no tiene nada que ver con el preparado de forma natural, exquisito como indica su historia anteriormente descrita y sobre todo más nutritivo y sano.

Fuente: Heladería Italiana


INGREDIENTES
450 grs. de "Mascarpone" ( queso que venden EN EL LIDL)
5 HUEVOS
3 CUCHARADAS DE AZUCAR
6 TAZAS DE CAFE SOLO (EXPRESSO)
1/2 VASO DE RON O LICOR DE CAFE
2 PAQUETES DE BIZCOCHO SOLETILLA
C/S DE CACAO EN POLVO AMARGO

PREPARACIÓN:
-Se trabajan las yemas de los huevos con el azúcar hasta que estén casi blancos

-Se añade al Mascarpone sin dejar de batir.
-Montar 3 claras a punto de NIEVE y añadirlo a la mezcla, mezclando de abajo hacia arriba.
-En un bol, mezclar el café con el ron y mojar los bizcochos en esta mezcla (no mucho).
-En una bandeja poner una capa de bizcochos, una de crema de Mascarpone y así sucesivamente (puedes hacerlo de dos o tres capas).
-La última capa ha de ser de crema.
-Poner en la nevera unas horas. En el momento de servirlo poner el cacao amargo por encima.

-La foto que he puesto es la que hice individual en la escuela donde hicimos el servicio de comedor podemos hacerlo asi con papel acetato o aros de metal individualmente como querais y para decorar podemos hacer unas placas de chocolate con leche que a continuacion pongo la receta ojo! las placas de chocolate si se conbinan con chocolate blanco dara mas vistosidad a nuestro postre. Es muy importante tomar la temperatura del chocolate al fundirlo

Importante seguir paso a paso si no no sale....

PREPARAR LAS LAMINAS DE CHOCOLATE:
Antes de utilizarla en cualquier preparación de este tipo es indispensable templar o atemperar la cobertura. Con esta operación se descompone la grasa y el chocolate, al solidificarse, queda muy duro, brillante y crujiente. Los pasos son los siguientes:

1) Calentar suavemente el chocolate al baño maría hasta que alcance una temperatura de 50º, removiendo para que quede liso.
2) Enfriar rápidamente colocando el cazo sobre un recupiente lleno de hielo y remover hasta que la temperatura baje a 25º-27º.
3) Volver a poner el cazo al baño maría unos segundos, justo hasta que el chocolate alcance los 32º, para poderlo utilizar.
Como se puede ver, el termómetro es indispensable y también lo es el baño maría: esta operación nunca se debe hacer a fuego directo. Si quemásemos la cobertura tendríamos que tirarla, ya que no tiene arreglo.

Extender rápidamente con una espátula la cobertura templada sobre un papel sulfurizado. Si de quiere muy brillante, se extiende sobre plástico de cocina que deberá estar perfectamente liso y limpio ya que se marca cualquier arruga o partícula de suciedad. El chocolate debe quedar de unos 2 milímetros como máximo de espesor.Se puede tapar con otro papel para que no se abarquille al secarse. Antes de que se seque del todo (para que no se rompan) cortaremos las formas con un cuchillo o un cortapastas de la forma que queramos. Para ello es conveniente calentar un poco el cortapastas mojándolo en agua caliente (secarlo bien). Las piezas ya hechas se dejan secar sobre otro papel.